Brincando al veganismo

Hace casi siete meses que empecé a ser vegetariana y los efectos en mi salud y en mi cuerpo han sido muy evidentes. Gracias a que dejé la carne y la leche me siento con más energía, más ligera, duermo mejor, y claro me alimento más sano.

Lo rico de ser vegetariana es que te vuelves mucho más consciente de lo que comes, aprendes a realmente comer bien, te vuelves más aventurera en probar otras cosas y también mucho más creativa a la hora de cocinar.

Pero ahora mi cuerpo me está pidiendo otro cambio y tengo que dar otro paso más. Sigo comiendo queso y yogurth por ejemplo, y mi estómago cada vez me gruñe más por las cosas que le echo encima. Así pues, a partir de hoy dejo todos los lácteos, y el consumo de pan y aceite al mínimo. Esto sí va a estar más un poco más difícil que dejar la carne, y no sé en dónde iré a parar, pero no puedo negarme a escuchar lo que mi cuerpo me dice.

Anuncios