Loving december

¡¡Diciembre es mi mes favorito!! Porque es mi cumpleaños y porque es Navidad y porque llega el año nuevo y hay mucho amor por todos lados.

Es un mes perfecto para dejar atrás todo lo que no funciona, renovarnos y planear las cosas nuevas que sí queremos en nuestra vida. ¡Amo diciembre!

Claro que también ha sido triste en algunas ocasiones, pues mi papá y mi mamá trascendieron justo en este mes en diferentes años. Pero todas estas cosas juntas hacen que sea un mes tan importante para mi, muy intenso, con muchos cambios y lleno de una magia muy especial.

¡Toc toc! ¿Hay alguien ahí?

Uuuyyy… que sucio está esto… ¡cuántas telarañas! hay mucho polvo en el piso y en todos lados… No sé si alguien habrá venido en estos meses a visitarme, pero estoy segura de que ni siquiera pudo asomarse por las ventanas. Pero he vuelto, es diciembre y hace frío y he vuelto después de una larguísima ausencia, he vuelto para reacomodar y volver a pintar esta casita y hacerla un lugar cómodo para estar y platicar y compartir…

He vuelto porque tengo ganas otra vez de escribir, de decir, de hablar de lo que me interesa y de lo que no me interesa también, de jugar, de crear, de reír y sobre todo de recuperar lo tenido, este pequeño espacio que me ha servido tanto.

En estos meses lejos, ¡un año y medio!, han pasado tantas cosas que es difícil resumirlo todo en un post, por ahora diré nada más que estoy bien, muy feliz y muy contenta (aunque sea redundante), que he estado concentrada en otras cosas, en otros proyectos, en la vida cotidiana, en reacomodarme yo misma, pero aquí estoy de nuevo, con el trapo y la pluma en la mano…

¿Hay alguien ahí afuera?

Recuento decembrino

Finalmente se fue el 2008. Casi todo el mes de diciembre estuve encerrada en mi casa, primero por los efectos del medicamento y luego porque me pegó fuerte la gripa, y como obviamente traía muy bajas las defensas me tardé más en recuperarme

Para mi cumple ya casi estaba bien y me fui a cenar a un restaurancito del Barrio Antiguo que me gusta mucho. Después vino la Navidad y año nuevo. Los últimos días del mes no hice más que descansar y comer, aunque traía perdido el sabor… la pierna y los tamales no me supieron a nada…

Santa Clós me trajo pocas cosas: una hermosa crucecita en una tira de caucho, un reloj y unos aretes. Un reencuentro con dos amigas muy queridas, el apoyo y cariño de mis amig@s y algo enorme que me tiene muy contenta y es la oportunidad de estar sana.

¿A ustedes que les trajo?

Mi última quimio

Diciembre siempre ha sido un mes feliz para mi, al menos la mayor parte de mi vida. Junto con la Navidad, también cumplo años en este mes, por eso siempre lo he esperado con mucha emoción.

Sin embargo en mi vida adulta diciembre también ha sido un poco trágico. Mi papá y mi mamá murieron en este mes, con diez años de diferencia, y aunque en su momento fue muy doloroso, indirectamente a la larga me han traido paz y felicidad. Sus ausencias han sido las catapultas para cerrar ciclos en mi vida y pasar de forma abrupta a otra etapa.

Después de morir mi papá por ejemplo, hace doce años, asumí abiertamente mi homosexualidad, que también la “descubrí” de repente. Fue como caerse una venda de mis ojos y poder ver lo que siempre había estado ahí. Pero ese proceso llevó su tiempo, sus días, semanas y meses.

De mi mamá, pues apenas han pasado dos años y no dejo de pensar en los “hubieras” de mi vida si ella no hubiera muerto. De entrada no me hubiera venido a Monterrey y seguramente tampoco me hubiera dado cuenta de que yo tenía cáncer. Y así sucesivamente. Pero cuando pienso en eso también pienso que estoy aquí y ahora. Y que debo disfrutar lo que tengo en lugar de atormentarme por lo que quizá “hubiera” pasado.

Hoy justamente, 5 de diciembre, mi mamá cumple dos años de que se fue y la fecha me hace pensar en muchas cosas, porque hoy también es mi última sesión de quimioterapia.

Y me tengo que ir ya, porque tengo el tiempo justo para llegar al hospital. Ya desayuné muy bien, porque estaré varios días sin poder comer; y voy bien abrigada, porque ahí adentro en la sala de quimios hace mucho frío. Estaré varios días out, en reposo total. Disfrutando del frío decembrino y de poder estar en casa; y de haber terminado con esto por fin….

Cumpleaños dominguero

Por esas extrañas cosas de la vida, me tocó que el último mes del calendario coincide con el inicio de un año más de mi vida. Por eso me uno con entusiasmo a la multitud que en estas fechas hace propósitos de año nuevo, buenos deseos, cambios de planes e infinidad de etcéteras, porque en mi caso más que un afán decembrista es real.

Sigue leyendo