Adiós septiembre

Desde la última vez que escribí aquí, que fue justamente en septiembre del año pasado, han pasado miles, miles y miles de cosas, que sería complicado ponerme ahora a contarlas.

Cada uno de estos doce meses ha tenido su propia historia, y ya veré si hago un resumen o no. Pero lo que me trae aquí de regreso es este septiembre que se está terminando en este preciso momento. Este mes ha sido muy intenso y estresante, y sin embargo maravilloso.

Apenas empezando septiembre, el primer día, abrí por fin mi estudio fotográfico, un proyecto que tenía varios meses planeando, aunque todavía le falta echarse a andar como debe de ser, pues, como todo negocio, necesita un poco de tiempo para que empiece a agarrar su ritmo.

También estuve muy ocupada preparando mi próxima exposición. Y eso significó muchas vueltas al laboratorio de impresión, muchas horas en la compu editando fotos y batallando con los colores. Soy obsesiva y perfeccionista hasta decir basta. Y después de eso andar checando el enmarcado de las fotos. En fin.

Y hoy que ya se acaba el mes, pensé que iba a estar tranquilo por ser domingo, pero me salió un posible viaje para fin de año, viaje que también posiblemente pueda ser de trabajo. Lo mejor de todo es que sería en una playa, una que no conozco y que tengo muchos años que quiero conocer, así que ha sido una sorpresa muy chida recibir esa propuesta.

Y octubre pues viene cargado de muchas cosas también, pero hasta mañana empezaré a contar su historia.

Cristina Kahlo y yo

Ayer en la noche fui a cubrir la inauguración de Laboratorio de Ficciones, expo fotográfica de Cristina Kahlo, sobrina nieta de Frida, una de las artistas y mujeres que más admiro en la vida. Por eso me emocionó mucho que en mi trabajo me mandaran a este evento en particular.

Nunca había tenido la oportunidad de ver su obra pero con toda la tradición fotográfica que hay a sus espaldas, les recomiendo sin duda ir a verla.

Cristina trabaja con diversas técnicas, desde el platino hasta lo digital, y es una mujer encantadora y muy accesible que comparte lo que sabe, te mira, escucha y habla contigo, no se guarda nada. Quiero algún día tomar clases con ella. Yo quedé super encantada y emocionada y como toda fan le pedí una foto conmigo.

Otro depa y otro trabajo… oootra vez

Ya casi se cumplen 4 meses de que empecé en el trabajo que tanto había esperado en la Fototeca, pero han pasado muchas cosas desde entonces.

Justamente el primer día de trabajo me llegó casi por arte de magia otro de freelance, y como ya prácticamente estaba a un brinco de las vacaciones en la Uni, estuve alternando los dos al mismo tiempo.

Curiosamente, el trabajo aquel que tanto quería como conservadora de fotos dejó de ser lo que yo soñaba, o será que tenía ahora otra opción que llenaba mejor mis expectativas y me interesaba mucho más. Los dos relacionados con la fotografía pero en áreas muy distintas cada uno.

Sigue leyendo

Mi 7 de septiembre

Y aunque la historia se acabó
hay algo vivo en ese amor…

Ojalá pudiera recordar la fecha, ojalá pudiera tener un aniversario contigo, pero solo tengo esta historia incompleta, abrupta y compleja que a pesar de los nuncas y de tantas cosas dichas, de vez en cuando reaparece y me doy cuenta de que quizá nunca se muera, pero siempre regresa al cajón de los recuerdos porque no existe la forma de dar marcha atrás. De todos modos eres una de esas historias que en días como hoy me llenan de nostalgia y, sí, me hacen extrañarte profundamente.

Oportunista de mí, y oportuna y maravillosa canción que cumple precisamente veinte años. Para ti, en donde quiera que estés…

Contracturada

Después de dos años de tenerlos guardados en el fondo del clóset, por fin me decidí a sacar mi traje de baño, mis googles y mi gorra, les quité las etiquetas y me fui a inscribir a una escuela de natación que queda a dos cuadras de mi depa.

El lunes pasado empecé las clases y debería de estar muy contenta, bueno de hecho sí lo estoy, pero desde el primer día me contracturé el cuello, y es que este cuerpo mío se pone nerviosito cuando hace cosas nuevas y es un poco torpe. Tengo ya una semana con esta molestia debajo del oído que me tiene super fastidiada. Apenas el jueves Daniela y Alejandra me recomendaron robaxisal para relajar el músculo y bueno, compré las pastillas, me tomé dos y gracias a eso pude dormir profundamente esa noche.

Sigue leyendo

Hoy todo es nuevo

¡Por fin! Después de dos meses que me aceptaron en mi nuevo trabajo, hoy es el gran día. Hoy es mi primer día en este lugar y estoy muy contenta.

Hoy es un día en que todo es nuevo: Una nueva semana, un nuevo trabajo, hoy habrá gente nueva en mi vida y habrá nuevas oportunidades de hacer algo diferente, de ser feliz y conectarme con la gente a mi alrededor.

Creo que hace frío y he tenido que bañarme con agua fría, se apagó el boiler; es probable que llueva, por eso he sacado mis botas y me he puesto un suéter, me he vestido de mi color favorito ¡y ya estoy lista para iniciar mi nueva aventura!

Retazos urbanos: El conductor y el chofer

Cuatro veinte de la tarde. Estoy en el cruce de Garza Sada y Alfonso Reyes esperando que se ponga el semáforo en verde. Escucho un soundtrack de Tarantino mientras los carros cruzan. El conductor del carro a mi izquierda se baja, parece enojado. Agita hacia lo alto un objeto negro en forma de tubo y avienta una piedrilla al parabrisas de una ruta. El chofer se baja como demonio a reclamarle algo al conductor ya entrado en años. El semáforo cambia y doy vuelta por la avenida rumbo a mi casa. Mi ipod cambia de track: empieza a sonar Bang Bang (My baby shot me down).