Mi carro creyó que era sapo

Ayer fui a dejar mi carro al taller. Hace unas tres semanas más o menos llovió tan fuerte aquí en Monterrey que al ir a mitad de camino rumbo a mi trabajo tuve un pequeño percance: mi carro creyó que era sapo y se metió a un enorme charco y empezó a flotar, se me llenó de agua y desde entonces el motor me marca varias fallas.

Me dolió el codo horriblemente porque sí me va a salir bastante cara la reparación completa, pero finalmente lo llevé a que le arreglen la mitad de lo que tienen que hacerle, y para la otra mitad, que es la más cara, tengo que juntar.

Estoy tratando de organizar y limitar mis gastos y ver de dónde saco para completar, porque estoy en peligro de quedarme sin regalos de cumpleaños y de navidad y hasta sin vacaciones del próximo año, y eso no puede ser.

Es el precio de tener carro :(

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s