Mis ex-comidas favoritas

Desde que empecé con mi tratamiento médico he dejado de lado las pastas, las harinas, el pan y cualquier chuchería que antes me derretía la boca. Es decir, sí los como todavía, pero ya en cantidades muy muy bajas. Y no es nomás por querer comer puras cosas sanas, sino porque el mismo cuerpo me lo pide. Los famosos “antojos” que tenemos es porque en realidad el cuerpo requiere algo y nos lo pide creándonos una necesidad.

En mi caso, pues todo eso ya no se me antoja nada, siendo que antes me fascinaban las pastas. Había una ensalada de Super Salads que era mi favorita pero ahora sólo de pensar en ella me da asco.

Y los refrescos ni se diga. Diario me tomaba dos o tres cocas. Ahora nada. Ni una. Pura agua. Mis hábitos alimenticios están cambiando radicalmente.

is hábitos alimenticios están cambiando radicalmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s