Crónica del 17

Bien, pues aquí va la crónica. Me es muy difícil contar todo con detalle, porque era demasiada emoción, demasiado nervio. Todo se me fue muy rápido.

Finalmente salí corriendo del periódico, no sin antes meterme un minuto al baño a echarme perfumito y medio pintarme. Cuando llegué todavía faltaban unos 10 minutos. Ya habia gente esperando. Las puertas del CCF estaban cerradas, pero se oía música adentro. En eso sale Heriberto y me abraza emocionado. Ambos habíamos esperado ansiosamente este día, teníamos muchas expectativas.

Mientras platicaba con Daniela y Cris, que habían salido primero del periódico, me puse a repartir algunas postales. Salieron un poco oscuras, pero con un tono metálico muy chido. De rato llegó Ana con los bebés, Diego y Santiago, bien sentaditos en su carreola doble, y como que todos empezaron a mirarlos y, seguramente, a preguntarse “¿qué hacen dos bebés aquí?”.

El CCF estaba oscuro. Fue idea de Juanjo (el curador) ambientarlo como un gran clóset con una luz negra y que vieran las fotos con una lamparita, aunque con la música más parecía un antro. Empezaron a entrar uno, dos, cuatro, diez… Iban en fila, para ir agarrando las lamparitas que colgaban del techo.

No supe si pasaron treinta minutos o una hora. Alguien me preguntó por qué las fotos no tenían las fichas técnicas. Intentaba platicar con mis amigas, pero sólo atinaba a intercambiar frases cortas con una, luego otra, y otra…. Me engenté.

Estaba llenísimo, se sentía mucho calor. Iban a dar cerveza en lugar del tradicional vino pero el bartender nunca llegó. No se podía caminar y afuera seguían muchos esperando entrar. Yo soy muy mala para calcular, pero Heriberto dice que fueron alrededor de 300. Aquí pueden ver las fotos que tomó Heriberto.

Ya de rato prendieron las luces y entonces me puse a tomarme fotos. En ese ratito conocí a los otros fotógrafos de la exposición. Por supuesto que nos retratamos juntos. En algún momento llegó Julio, que no lo dejaban salir del jale; Angeles, que andaba de viaje no sé donde y muy apenas nos alcanzó, prácticamente corrió del aeropuerto a la exposición; y Yolanda, que venía de la presentación de un libro.

Cris, Ana y los bebés fueron las estrellas de la noche. Ya que la gente veía mis fotos, volteaban a verlas emocionados, ¡o eso me imaginaba yo! Hasta les pidieron que les autografiaran las postales. Parecían rockstars, muy sonrientes, muy asediadas, saludando a todo mundo.

A pesar de que esa noche también se inauguraron otras exposiciones y de que tuvimos poca difusión “oficial” hubo muy buena respuesta. Sí, creo que fue un éxito. Todo mundo salió contento. Y yo también. Para mí estuvo increíble. Me fui a eso de las 10:30, la mayoría ya se había ido. Terminé cenando unos tacos cerca del Tec con Braulio, Pepe y Julio.

Gracias a todas las que me felicitaron, las que me llamaron, las que no pudieron ir, las que se acordaron de mi en ese momento, pero sobre todo a las que fueron y compartieron conmigo esta noche, por hacerla más íntima y más familiar: Daniela, Angeles y Ana, Braulio, Pepe, Julio, Vero, Gabriela, Vicky, Paty, Yolanda, Mariaurora, Ana, Cris, Diego, Santiago…

Escuchando:
Bjork/ Earth intruders

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s