Por fin en Monterrey

Talina (mi mejor amiga) me fue a despedir a la central y eso me ayudó muchísimo, ella agarró un taxi y yo otro, los dos retacados de cajas, claro.

Después de todo el desmadre (ya saben, un montonal de cajas, sacarlas del depa, buscar taxis, que ninguno pasaba y ya casi era la hora de salida del camión, por suerte ya era noche y no había tráfico), en quince minutos llegamos. De la colonia Roma a la central del norte en quince minutos es un verdadero milagro.

Luego, bajarlas del taxi, conseguir diablitos, meterlas al camión. Y llegando a Monterrey igual, bajarlas, buscar otro diablito, más taxis, uuufff…. Me traje todo. Lo peor del caso es que sólo es una maleta de ropa, todo lo demás son libros, revistas, computadora, apuntes de la escuela, cuadros, películas, mi cámara….

Estoy muerta de cansancio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s