Me regreso a Monterrey

Cuando se tiene una familia conservadora y muy católica, y por lo mismo homofóbica, a veces lo mejor es estar lejos y tratar de vivir en el mundo que una poco a poco construye, con la familia que una misma elige. Pero siempre los tiempos se adelantan o nos presentan un panorama muy distinto al que esperamos.

Tengo casi cinco años en el DF y no estaba en mis planes regresar a vivir a Torreón, al menos no en los próximos cuatro años pues quiero terminar la universidad. Me gusta la capital, la disfruto, la camino, la hablo, la respiro. A pesar de su grisura, a pesar de la contaminación, a pesar del tráfico.

Pero ahora que estuve quince días en Torreón cuidando a mi mamá en el hospital y luego casi todo diciembre aquí en Monterrey trabajando en el negocio de mi hermana para poder juntar lana y regresarme a México, he visto un montón de pequeñas señales que me indican que debo vivir aquí, que me irá mejor aquí, que podré llegar a mis metas más rápido y con menos complicaciones.

No me gusta la idea. Y no me gusta la sociedad regia. Es materialista y superficial, aquí importa mucho el qué dirán y se mide a la gente por el carro que trae. Pero estoy convencida de que cuando se empiezan a juntar muchas cositas es por algo oculto que nos está esperando y que no podemos ver. El mundo se mueve y la energía fluye definitivamente.

En fin. Pues sin darle muchas vueltas al asunto, me regreso a vivir a Monterrey, se lo prometí a mi mamá cuando estaba en el hospital.

Salgo hoy en la noche para México a empacar mis cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s